martes, 4 de junio de 2013



ENTREVISTA A LA DECANA DE LA LECTURA

La Biblioteca Municipal “Cronista Andrés Bernáldez” tuvo hace unos meses el placer de entrevistar a nuestra vecina Josefa Flores Moreno, una mujer motivada y comprometida con la lectura desde su infancia.

Gracias a la entrevista que nos ha brindado Josefa, hemos conocido el  paso  del limitado y escaso acceso a la lectura, al “exceso” de bibliotecas y por lo tanto de libros a disposición de los lectores.  En la actualidad leer es prácticamente gratis, las bibliotecas están repletas de estanterías llenas de libros de todas las materias, ofrecen préstamos de libros de más de un mes para uso personal y disfrute de la lectura, con un importante abanico cultural amplio en actividades para el fomento de la lectura.

Josefa, que nació en el año 1.942, recuerda sus primeras lecturas sobre los 6 años de edad, aún sin comprensión. Éstas eran la conocida “Cartilla” o su libro favorito “El niño León”, enseñadas por su madre.

En 1.948, cuando Josefa se incorporó por primera vez a la Escuela, su maestra Doña Virtudes, al darse cuenta de que Josefa ya sabía leer a un ritmo más avanzado que el resto de sus compañeros, le facilitó el libro “Marisol y Pepe Luis”, que trataba las primeras lecturas de cuentos.

Era tanta la pasión que sentía por los libros, que Josefa descartaba el recreo para quedarse a leer y poder disfrutar del armario que tenían en la clase, donde guardaba la maestra los libros (en la actualidad lo que conocemos como Biblioteca de Aula). Ella sabía que era su oportunidad para leer, ya que en casa los libros eran escasos y su madre no le permitía leer cuando a ella le apetecía.

Recuerda con gran entusiasmo el día que su madre le regaló un libro titulado “Nosotros”, libro de cuentos bajo el tema “La jaula para los pájaros es como la cárcel para los hombres, por eso Dios los ha criado libremente y nosotros debemos respetar la palabra de Dios”.

Josefa notaba que esa clase de libros no eran apropiados para su edad y estadio evolutivo, pero en aquella época no se medían ni se clasificaban los libros en función de niveles, edades, intenciones, gustos literarios,… como se hace actualmente.

En su juventud, nuestra vecina, conoció a un anciano de la localidad, cuyo nombre no recuerda con exactitud. Éste le prestaba libros sobre el argumento de las películas que estaban de estreno en aquellos tiempos.

Recuerda con interés las novelas de Corín Tellado, novelas de amor, novelas de aventuras, del oeste,… y recuerda entre sus autores favoritos a Marcial Lafuente Estefanía.

Gracias al préstamo e intercambio de libros entre los vecinos aficionados a la lectura, Josefa casi siempre disponía de alguna lectura, pero el problema era el tiempo, ya que tenía que leer el libro prestado en un solo día.

Durante la entrevista, Josefa, nos sorprendió al comentar que el único día semanal que podía salir de paseo, que era el domingo, prefería, en muchas ocasiones, quedarse en casa para leer la novela que tenía que devolver el mismo lunes.

- Josefa, ¿Por qué su interés por la lectura?
A esta pregunta Josefa nos respondió, que le gusta tanto porque le atrae la Historia en general y porque le gusta mucho aprender, a pesar de que su paso por la escuela sólo fue hasta los 15 años de edad.

Ella recuerda sus años de alumna y todo aquello que aprendían, haciendo especial hincapié en la Historia Política de España. Escribían según les permitía el estado político instaurado, “el saber era un arma” y las bibliotecas estaban escondidas, “un poeta no podía serlo porque pensaban, y su razonamiento les llevaba al poder”. Nos cuenta que si las mujeres escribían tenían que hacerlo bajo el nombre de sus hermanos mayores o padres.

- ¿Dónde conseguías los libros?,
Josefa ha recordado con gran ilusión el “Kiosco de la Moya”, lugar donde vendían golosinas y se alquilaban libros. Formaba parte de un grupo de amigas que compartían la afición de leer y entre todas reunían dos reales para adquirir una novela alquilada. Esto daba lugar a disponer durante un tiempo ajustado de la lectura, la cual tenían que compartir entre el grupo.

Cuando Josefa contrajo matrimonio, y debido a su trabajo tuvo la necesidad de abandonar durante un tiempo la lectura, se limitó solo a comprar revistas de actualidad las cuales continuaban circulando en préstamo entre el grupo de amigas.

- ¿Recuerdas la primera biblioteca?
Josefa recuerda con gran emoción su primera visita a una biblioteca, que fue visitando la cuidad de Zafra. Se introdujo en la inmensa sala y preguntó si tenía algún coste la entrada. Al ser invitada por el bibliotecario a entrar sin ningún coste, se adentró en ella y miró asombrada el gran fondo bibliográfico que allí se encontraba. Se perdió entre el laberinto de estanterías y libros hasta llegar a la materia de Ciencias, en concretó hasta encontrar un libro sobre astronomía,  que trataba el mundo de los átomos, el universo,…, tema de gran interés y curiosidad por parte de la decana. Se entretuvo largo tiempo en aquel “paraíso” desconocido hasta entonces para ella, hasta que el bibliotecario le ofreció el préstamo de aquel libro durante un mes.

Por primera vez supo, qué significado tenía un carnet de biblioteca y los beneficios que conllevaba ser socio/a.

He tenido la suerte de conocer a Josefa, una persona con un gran espíritu joven, motivador, transmisora de felicidad,  y con una frase que dice mucho de la decana “tengo miedo a perderme todo, una vez morir”.

Hemos decidido convertirla en la decana de la lectura de nuestra biblioteca, por su compromiso desde la infancia con la lectura y con el cuidado de ese gran tesoro que son los libros.

Josefa define la lectura como un TODO, la mejor y saludable droga que todas las personas pueden ingerir sin daño alguno.

También le hemos preguntado sobre las características y el estado de los libros. Recuerda que la mayoría de los libros eran de pasta rústica, aunque algunos como el libro de “Nosotros”, que hemos comentado anteriormente, lo recuerda como el mejor libro de pasta clásica y resistente.

Conserva libros con pastas de pieles de animales, de papel vegetal y con una grafía diferente, con filos dorados.
Las temáticas de los libros estaban especialmente dedicadas al tiempo apropiado para cosechar y recoger la madera, la naturaleza, primeros truenos, equinoccio,…

Josefa termina la entrevista considerando la lectura como algo maravilloso, valorándola sobre la televisión, donde según la imaginación de cada persona puedes convertir un relato en más o menos interesante, atractivo,…Nos pone el ejemplo de los cuentos: “Los cuentos son más bonitos si los imaginas entre las líneas de la lectura que observando las imágenes en la televisión”.

Josefa nos invita al cuidado y al respeto hacia los libros, actitud que considera vital  favorecer desde edades tempranas.

“La lectura ha sido y será mi vida”
¡GRACIAS PEPA!









Flor Mª Uceda Tardío




No hay comentarios:

Publicar un comentario